El diseño de la malla sombra está pensado para que ésta controle la cantidad de luz que entra en un espacio determinado. Y de acuerdo a las necesidades de cada proyecto, se manejan diferentes porcentajes de inhibición de la luz solar; estos porcentajes son: 90%, 80%, 70%, 50% y 35%.

El uso de la malla sombra está presente en muchos sectores, sin embargo, los principales son el residencial, donde se utiliza para proteger de inclemencias y de los rayos del sol a personas, autos y animales; en la agricultura para brindar sombra, reducir uso de agua y proteger de algunas plagas; en la construcción se utiliza para la protección del sol, evitar caídas de herramientas y polvo en determinados espacios, así como para delimitar; mientras que en la industria, además de los usos mencionados en los otros sectores, también es utilizado para algunos procesos de producción, y para protección de equipo y maquinaria.

Es así que queda claro que la malla sombra es un producto noble que ofrece múltiples soluciones a los distintos sectores productivos. Si estás pensando en un proyecto, acércate con los expertos y solicita asesoría para mejores resultados.